#BOGFW2020 | Diversidad, el toque necesario en la moda latina

Todavía tenemos fresco el grato recuerdo del Bogotá Fashion Week 2020, una edición significativa por el contexto que la atraviesa. Si bien el reto fue grande, nuestra plataforma de moda y negocios logró llegar a distintos públicos con cada una de sus conversaciones y las presentaciones de los diseñadores participantes, quienes vivieron un proceso de un año trabajando bajo la sombrilla de la responsabilidad en la moda con tres enfoques globales: diversidad, sostenibilidad e inclusión.

Hablemos del enfoque de diversidad de esta edición. Aunque resulte complejo definirla, podemos decir que la diversidad abarca una gran cantidad de elementos que se caracterizan por su desemejanza, que en el caso de la moda puede estar representada en el género, en la imagen, en los materiales de trabajo, en la fuente de inspiración de los diseños y en los procesos de trabajo que hacen que cada prenda sea única. Así como hay consumidores que buscan este valor en las propuestas, hay marcas que le imprimen ese enfoque genuino a sus prendas.

Uno de los mejores ejemplos para hablar de diversidad en la plataforma fue sin duda el segmento Concepto y su línea Género Neutro, donde participaron varias marcas que reunieron la libertad del cuerpo y del pensamiento y la enfocaron en una forma experimental y vanguardista que detalló un gusto más allá de lo preestablecido.

Cabe destacar también la participación de marcas como Süsse Lingerie, que a través de sus colores, sus formas y sus movimientos, encantó con una colección totalmente libre que mostró una gran variedad de modelos, resaltando los diferentes tipos de cuerpos y estilos.

«Süsse es un universo que permite cambiar perspectivas, generar unidad y crear luz para movilizar mujeres. Un espacio en el que se reconoce que lo único bondadoso y verdadero es el permitirse ser, donde la sororidad y el amor propio son las bases fundamentales para transformar una sociedad donde la inclusión, la fuerza, la sensualidad, la diversidad y la imperfección deben ser un acto político para disfrutarnos en libertad», aseguran las creadoras de la marca.

Por otro lado, la diseñadora Renata Lozano nos mostró, a través de fotografías impactantes, el valor de la diversidad de las edades en su colección: bellas prendas que reflejaron el valor del ser sin importar el número de años en la vida.

«En cada colección y desarrollo de nuestras líneas celebramos la creatividad, la sensibilidad y la autenticidad de las mujeres contemporáneas. El cuidado de los detalles, la calidad de los materiales, la yuxtaposición de colores y texturas hacen de Renata Lozano una nueva alternativa para romper esquemas y entender la moda desde un estilo personal» Renata Lozano.

La diversidad también se vio en las propuestas que resaltaron la cadena de valor artesanal. Marcas como Ornella Franchi, comprometida en sus diseños con artesanos colombianos y piezas únicas con una variedad de técnicas locales de tejido de punto, y otras como Manuela Álvarez, Diego Guarnizo y Carolina Ronderos así lo demostraron.

También destacamos la diversidad integrada en cada trabajo del segmento Nuevos Talentos; marcas que le apostaron a jugar con una estética más vanguardista y editorial con modelos nuevos que le sumaron a ese concepto en sus colecciones. Este fue el caso de creativos como Josefina Muñoz, Salim Kadamani, Andrés Caro y Stevan Barrera, entre otros.

Por último, y no menos importante, no podemos dejar de referenciar la diversidad en el segmento Masculino, donde se mostró la libertad en el diseño a través de las nuevas masculinidades. Marcas como Virgilio Madinah, Whitman, Bastardo, Erikó o Socarrás nos mostraron cómo lograr identidad para los diferentes consumidores jugando con distintas formas de mostrar el género.

Seguiremos trabajando para que la moda colombiana se pueda leer globalmente, no solo desde sus procesos, sino desde su conjunto; generar conciencia a través de la diversidad es y seguirá siendo un objetivo en nuestra labor. ¡Qué viva la diversidad!