Todo listo para el Bogotá Fashion Week 2018

El pasado 26 de febrero tuvo lugar el último workshop liderado por Anna Sabater, curadora internacional del sector de prendas de vestir. Este comenzó con una conferencia por parte de ProColombia, donde se dieron tips para la exportación de las colecciones de los diseñadores. Entre otros, se recalcaba la vital importancia de conocer las barreras arancelarias para estar en situación de negociar con los compradores, y conseguir un deal favorable para los diseñadores colombianos.

Entrando en materia de comunicación y RRSS, José Antonio Guerrero, experto en fashion marketing & digital media y profesor del IED Barcelona, habló de varios elementos clave, como es el Big Data en la moda, herramienta que nos permite comprender el ciclo hacia el consumo y encontrar en ZMOT (Zero Moment Of Truth) o cuando el consumidor toma la decisión de compra.

Siguiendo con su discurso, la capacidad de las redes sociales para conectar directamente con el público objetivo es incuestionable, además de otros beneficios que reportan, como son el aumento de la notoriedad de marca, o el engagement con los clientes. Es por ello que surge el social shopping como elemento clave para los procesos de ventas, siendo Instagram, el canal de exhibición más poderoso en la actualidad para generar ventas, debido a sus conexiones emocionales, resulta que, de nuestras decisiones, el 70 % son emocionales y solo un 30 % racionales.

Entendiendo esto, las redes sociales no son solo un espacio para subir fotos, la motivación principal para “compartir” contenido es proyectar quiénes somos y qué nos preocupa, es por ello, que estas plataformas mejoran las relaciones de las marcas de diseñador con los clientes, aumentan el compromiso y la conciencia de estos hacia las empresas y potencian la generación de leads y posterior volumen de ventas.

José Antonio Guerrero explicaba que el marketing de contenidos, una de las principales estrategias para lograr objetivos en el entorno online, se está concentrando en fomentar la personalización de las empresas de cara a los usuarios, para así poder diferenciarse de la competencia y mejorar la percepción que los usuarios tienen de ellas. Para ello, utiliza técnicas como el marketing colaborativo, que consiste en intercambiar contenido entre empresas y bloggers o sitios web determinados, ofreciendo sus espacios de publicación a firmas implicadas, ahorrando costes y potenciando la difusión de los contenidos publicados.

Según los últimos estudios publicados en el pasado año, por cada euro invertido en este formato de marketing, el cliente recibía 6,5 de beneficio. Además, según otro informe el word of mouth o, dicho de otro modo, las recomendaciones de otros usuarios generan el doble de ventas que la publicidad pagada.

Los influencers serán los protagonistas de las tendencias de marketing de 2018, convirtiéndose en creadores de contenido para las marcas, compartiendo experiencias y contenido aún más creativo de lo que hemos visto, y, sobre todo, en formato video, utilizando aplicaciones como Snapchat. Este impacto, según Guerrero, se evaluará conforme al engagement o “interacciones sociales” siendo este el KPI estrella de 2018 (key performance indicator o indicador de rendimiento clave).

Es por ello, que José Antonio ofreció unos tips a los diseñadores para la buena gestión de sus redes sociales. Por ejemplo, el experto en marketing de moda considera que Instagram es la herramienta visual que más sirve en moda, sin embargo, hay una falla: no da lugar a la consecución de diálogos fluidos, por ello aconseja que a medida que el diseñador va creciendo y necesita un diálogo más constante, este debe pensar en plataformas más versátiles como Facebook. La clave es evaluar objetivos de uso de cada una de las redes, de tal manera que no se tengan redes por tener y mantenerlas bien cuidadas; “Qué buscan mis consumidores, cómo se los puedo ofrecer dada la naturaleza de cada red”.

Siguiendo con el workshop, tuvo lugar un taller individual, donde se trabajó la puesta en escena de cada diseñador, esto engloba desde la definición del concepto de la campaña, el diseño de la imagen y su consecuente brief de imagen, hasta la forma de participación del diseñador, de lo que dependerá que este deba desarrollar:

  • En caso de exposición: imagen visual, espacio y mobiliario, iluminación y ambientación, colocación de producto, etc.
  • En caso de desfile: imagen visual, escenografía, sonido, coreografía, casting, estilismo, peluquería y maquillaje, etc.

De este modo, los diseñadores ajustan sus diseños para la presentación en los distintos escenarios de Bogotá Fashion Week. Todo ello, con la revisión por parte de la curaduría internacional y nacional, que también les ayuda con la definición de una buena estrategia de precios que promuevan la plataforma, y generen negocios de talla nacional e internacional, objetivo último del BFW.

Apuesta de la CCB por las industrias culturales y creativas

La Cámara de Comercio de Bogotá apoya de manera permanente a los emprendedores y empresarios de las industrias culturales y creativas desde tres frentes: asesoría para el fortalecimiento de los negocios, mejoramiento del entorno competitivo a través de las iniciativas de cluster, y plataformas de circulación y de contacto para negocios como ARTBO - Feria Internacional de Arte de Bogotá, Bogotá Audiovisual Market (BAM), Bogotá Music Market (BOmm), y Bogotá Fashion Week (BFW).

El Bogotá Fashion Week hace parte de la agenda de las iniciativas de Cluster de Prendas de Vestir; Cuero, Calzado y Marroquinería, y Joyería y Bisutería, lideradas por la Cámara, que buscan abordar los cuellos de botella que limitan la competitividad de las empresas de estos sectores para que puedan tener un crecimiento sólido y sostenible.

Este trabajo realizado desde la Cámara se enmarca en la Estrategia de Especialización Inteligente que vienen trabajando múltiples actores de los sectores público, privado y academia en el marco de la Comisión Regional de Competitividad de Bogotá-Cundinamarca, bajo la cual se definieron cinco áreas en las que se vienen enfocando esfuerzos y recursos para los próximos 10 años. Una de estas áreas se denomina “Bogotá-Región Creativa”, la cual incluye los tres clusters pertenecientes al sector de moda.