Zandan, la marca de zapatos que pensó en la diversidad

Zandan, empresa bogotana vinculada activamente al Cluster de Cuero, Calzado y Marroquinería, apostó a crear calzado a la medida de la diversidad.

Daniel Uyazán se puso, literalmente, en los zapatos de la comunidad LGBT cuando estudiaba Diseño Industrial en la Universidad Autónoma de Colombia, y Calzado y Marroquinería en el SENA; sagazmente, notó que los zapatos no respondían a los gustos de lesbianas, gays ni trans. Mucho menos servían a los gustos de las drag queen que, en las noches extravagantes de Chapinero, soñaban con bailar y correr sobre tacones que soportaran su peso y locura nocturna.

El propio Daniel, que participó en el Bogotá Fashion Week 2019, gay y con mucho estilo, también soñaba con un par de mocasines que trajeran todas las miradas y le permitieran vivir su diversidad hasta la punta de los pies. Por eso, creó Zandan, una marca de zapatos que atendía las necesidades de la comunidad que lo representa.

"Estaba cansado de lo convencional en moda: el hombre clásico y la mujer empoderada", dice Daniel. Él sabe que la vida, el amor y la identidad tienen más que dos colores. Caminando por las calles del barrio Restrepo, emporio del zapato en Bogotá, notó que no había una oferta para los LGBT. Tampoco la encontró en el resto de la ciudad. "Algunas chicas lesbianas buscaban zapatos masculinizados; los chicos gays querían su toque femenino; y las mujeres trans y los drags trataban, a toda costa, que sus pies entraran en zapatos de mujer", relata.

Justo en ese vacío, Daniel encontró la oportunidad de montar un negocio que, por primera vez, llegó a ser una de las selectas marcas expositoras del Bogotá Fashion Week 2019. En su estand mezcló la elegancia de botines en cuero, con la modernidad de diseños texanos y en vinilos que marca la tendencia de 2019 y, todo, rematado con extravagantes tacones y plataformas para su público predilecto, las drag queens.

"Más allá de una marca de moda, esto es un ejercicio de democratización. La moda es un imperio diverso y Zandan es un espacio para contar historias sin prejuicios", finaliza, con orgullo, Daniel.

Fuente: El Tiempo