Experiencia de venta retail, clave en la reactivación de la moda

La situación actual del comercio nacional impulsa a las empresas de moda a evaluar e implementar mejoras en elementos clave como la experiencia de compra, los canales de venta, la estrategia digital, entre otros. Para llevar a cabo estas mejoras, es de suma importancia tener en cuenta los protocolos de reactivación económica en Colombia y fortalecer la presencia digital de las marcas del sector moda.

La experiencia en tienda

Los protocolos de bioseguridad serán el camino a seguir en la búsqueda de la reapertura total del comercio en Bogotá. La pauta está siendo formulada bajo el ambiente de prueba que se realiza entre el 8 y el 14 de junio, días en los cuales cuatro de los principales centros comerciales de la ciudad tienen las puertas abiertas al público. Los establecimientos autorizados se encuentran al 35 % de su capacidad de operación, bajo ciertas condiciones que precisan el tiempo de permanencia, usabilidad y tránsito, velando de esta manera por la seguridad de visitantes y colaboradores. Para todos los efectos, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, desde su programa Colombia Productiva, en conjunto con ICONTEC, abre el canal Línea de confianza, mediante el cual los empresarios podrán acceder a la asesoría de expertos para una correcta implementación de las medidas que permiten reabrir los negocios e impulsar la productividad, entendiendo que cada empresa está en la obligación de hacer el registro individual en la plataforma dispuesta por el Distrito.

Una vez cumplidos los procedimientos mínimos para la activación de las tiendas, es importante que las empresas creen estrategias diferenciadas, con un nivel suficiente de atención al detalle y ligadas a su ADN, que generen seguridad y bienestar, además de afianzar la relación entre el consumidor y la marca. Así, es primordial asegurar la configuración del diseño y distribución de los espacios en la tienda, de forma que permitan optimizar la venta utilizando los mínimos elementos necesarios; por ejemplo, en probadores, la manera de medir las prendas y cómo se desinfectan. Igualmente, es fundamental establecer un aforo limitado, espacios semi privados en los cuales se puede limitar el flujo de compradores a través de asignación de citas o turnos. Estos espacios permiten, además, brindar una atención personalizada al cliente y dar información detallada sobre determinadas características de las piezas, como los procesos sostenibles, nuevos materiales, trabajo con comunidades y demás fuentes de valor agregado en las prendas. Adicionalmente, es menester pensar en la gestión de puntos de pago, fomentando el uso de aplicaciones móviles que faciliten y agilicen estos procesos y tiempos, estrategias de clic and collect o recogida de pedidos en línea, que aseguren la visita a la tienda y agilicen los procedimientos de compra.

La experiencia en el comercio electrónico

Desde el comercio electrónico existen diversas posibilidades acordes a los objetivos, el modelo de negocio y los recursos de cada una de las marcas, que les permiten tener una presencia específica en un medio que se ha convertido rápidamente en la estrategia central de múltiples organizaciones, al conectarles de una manera efectiva con consumidores provenientes de todas las latitudes. La aceleración que ha tenido el comercio electrónico no tiene como origen la coyuntura actual; se viene dando a causa de un cambio generacional, la migración hacia la rápida y práctica toma de decisiones; el consumidor está cada vez más informado y basa sus elecciones en atributos exógenos a las piezas per se. En la nota anterior se dio cuenta del crecimiento en la cantidad de transacciones en línea de productos para los sectores de vestuario y accesorios, correspondiente al 206 % con respecto al año 2019, haciendo hincapié en la importancia de la comunicación efectiva de moda. Esta información puede ser tomada como un impulso para desarrollar acciones concretas con el fin de dirigir a las empresas hacia el e-commerce, con el ánimo de aprovechar al máximo el potencial que ofrece el mercado actualmente.

Para crear una tienda virtual debe tenerse en cuenta la inversión en los desarrollos básicos que esto implica, además del mantenimiento y la alimentación constante con material visual. Así mismo, es relevante ofrecer un valor alineado con la marca y que complemente el producto: la experiencia de compra. La realidad aumentada juega un papel preponderante en el ejercicio comercial de las empresas de moda. Contar con herramientas tecnológicas que de alguna manera suplan la experiencia presencial en cuanto a pruebas, tallas, fichas técnicas, entre otros, es un factor clave de éxito a la hora de vender por internet; lo que puede tercerizarse por medio de desarrolladores de aplicaciones especializadas en moda.

La compañía japonesa Datagrid Kyoto, que basa su trabajo en desarrollo de proyectos con inteligencia artificial, ha desarrollado un nuevo algoritmo que puede generar imágenes fotorrealistas de alta resolución desde cero (de rostros, estilos de peinados, vestuario, accesorios y más). Esto se convertirá rápidamente en una herramienta fundamental para compañías del sector moda y agencias de publicidad, debido a la practicidad y la disminución de costos que genera un ejercicio de esta naturaleza. Por otra parte, las visitas guiadas empiezan a convertirse en una opción que soluciona la limitación de espacio y aforo máximo en la tienda física, haciendo que el consumidor pueda mirar las prendas en el orden establecido por el visual merchandising. Vale la pena resaltar que el servicio que se preste, independientemente de su alcance, deberá ser cien por ciento funcional, basado en el diseño y en la simplicidad, que permita al usuario tener una experiencia sin distracciones.

Finalmente, es importante saber quién es el consumidor objetivo para cada marca, con el fin de que estos ejercicios, ya sean presenciales o virtuales, tengan el efecto deseado. Conocer el perfil del cliente permite conocer características clave como preferencias de canal, intención real de compra, capacidad de pago, valor real percibido del producto y/o servicio, etc. También, tener estrategias claras permitirá a las empresas enfocar sus esfuerzos y obtener resultados positivos. La experiencia también tiene que ver con elementos que trascienden a la marca, por ejemplo, alianzas con comunidades de artesanos, aporte a las redes hospitalarias con el apoyo de las ventas, construcción de valor compartido, por mencionar algunos.

Para comunicarse con la Línea de confianza para la implementación de los protocolos de bioseguridad en su empresa, haga clic aquí

Para conocer más sobre la investigación en inteligencia artificial de Datagrid Kyoto, haga clic aquí.